29 de abril, 2017 · Proyectos Individuales · Comentar ·

Memorias

Ella es María y el Alzheimer no supone un obstáculo para reconocer a su hijo en sus frecuentes visitas. Al llegar ellos no pierden el tiempo y repasan los refranes con los que ella solía expresarse en sus años mozos.

Sus conversaciones no tienen sentido alguno, pero su rostro marcado por sus 92 años se ilumina con una sonrisa de niña cuando él le acaricia sus manos desgastadas por la artrosis.

A pesar de que sus recuerdos han ido desapareciendo progresivamente desde que le diagnosticaron la enfermedad, su dulce carácter siempre ha permanecido intacto. Porque el Alzheimer borra la memoria, no los sentimientos.

Imágenes y texto - Darwin Carrión

01-Memorias
02-Memorias
03-Memorias
04-Memorias
05-Memorias
06-Memorias

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
8 + 8 =
Ver anterior | reciente

Últimas entradas